martes, 26 de junio de 2012

EL AMARGO SUECO: PANACEA DE CURACIÓN

Amargo sueco: Gran purificador de la sangre, desintoxicante, digestivo y tonificador del hígado, etc. Estos son algunos de los increíbles beneficios  del elixir.
La fórmula sueca Bitters original se cree que se remonta a la antigua Babilonia y Egipto, pero se atribuyó primero a Paracelso, un médico suizo del Renacimiento, botánico, alquimista, astrólogo y ocultista en general. 

La receta circula desde toda la Edad Media hasta el siglo XVIII, cuando Jonathan Samst un médico sueco hizo la  mezcla de hierbas que ahora conocemos como Amargo sueco.

La receta del elixir amargo sueco fue posteriormente
abandonada hasta el siglo 20, cuando  la  botánica  austriaca María Treben la reintrodujo. 

Ella utilizó los remedios tradicionales europeos e inventó sus propias recetas, así como remedios curativos tradicionales como el amargo sueco que consideraba una panacea de curación.

El elixir sueco es una mezcla básica  de 11  hierbas,
  incluye Aloe (se puede sustituir por ajenjo),  mirra,  azafrán, hojas de sen, alcanfor,  raíces del ruibarbo, maná, triaca veneciana, raíces  del cardo Carlina y Cedoaria.  


 Beneficios  del elixir de Amargo:
•   Es bueno para todo el sistema digestivo: estomago, intestinos, páncreas, higado.
•   Desinfecta y calma  el tracto intestinal. 
   Alivia la flatulencia, distensión abdominal, gases, cólicos y náuseas.
•   Eliminación de toxinas.
•   Tonifica y regenera celulas.
•   Laxante suave.
•   Restaura el equilibrio natural de ácido en el estómago .
•   Purifica, desinfecta y estimula la circulación sanguinea.
•   Cuando se usa externamente,  alivia las  inflamaciones de
todo tipo. Se puede aplicar a manchas, heridas, contusiones
y cicatrices.
•   Estimula la función del hígado. 
Es esencial para la salud  y bienestar general.




Después de las comidas para estimular la digestión, asentar
el estómago antes de comer y neutralizar los daños y perjuicios del alcohol, la indigestión, la hinchazón y la aerofagia. El  elixir amargo, como su nombre  indica, es muy amargo.  Si el sabor es insoportable, lo puede diluir en una infusión caliente o con jugo de fruta, pero lo ideal, es mejor tomarlo solo con agua y a pequeños sorbitos.
Veamos ahora literalmente todo lo que Maria Treben pone al respecto en su libro: "Salud de la botica del Señor":

Las HIERBAS SUECAS o las gotas de Amargo Sueco
PREPARACION:
10 g. de Aloe o ajenjo
5 g. de Mirra
0.2 g. de Azafrán
10 g. de hojas de Sen
10 g. de Alcanfor natural
10 g. de raíces de Ruibarbo
10 g. de raíces de Cedoaria
10 g. de Maná
10 g. de Teriaca veneciana
5 g. de raíces de Carlina
10 g. de raíces de Angélica
Estas hierbas se meten en una botella grande de cuello ancho, se cubren de 1 litro y medio de aguardiente (38-40°) y se maceran durante 15 días al sol o cerca de la lumbre. Se agita cada día; lo mismo se hace antes de colarlo y antes de cada uso. Primero se puede llenar sólo una botellita para el primer uso; el resto se guarda el tiempo que se quiera sin colarlo.


Las Hierbas Suecas se guardan en botellitas bien tapadas en un lugar fresco. Así se conserva este elíxir muchos años. Cuanto más viejo se hace, más eficaz es.

La receta del Amargo Sueco fue descubierta entre los escritos del célebre médico sueco y rector de la Facultad de Medicina, Dr. Samst, después de su muerte.





El Dr. Samst murió a los 104 años de un accidente que sufrió cabalgando. Sus padres y abuelos también habían alcanzado una edad patriarcal.

Lo que voy a contar ahora suena como un cuento, sin embargo corresponde a la realidad.
Yo era una mujer joven, cuando llegué gravemente enferma a un lugar cerca de Lembach en el Mühlviertel. Después de haber sido expulsada de mi patria, los Sudetes Alemanes, estuve en un campo de refugiados bávaro donde a causa de una intoxicación de carne caí enferma de tifus, que se complicó con una ictericia y una oclusión intestinal. Más de medio año estuve en un hospital. Cuando mi marido nos hizo venir a mí, a nuestro hijo y a nuestras madres a Austria, todavía me sentía tan mala que casi no podía tenerme en pie.
Por la noche me entraban unos dolores como si me atravesaran el cuerpo con una espada. En esos momentos no podía ni moverme, ni estar de pie o acostada; los dolores me provocaban accesos de vómitos y diarreas. Estaba hecha una calamidad. El médico constató que se trataba de dolores consecutivos del tifus, que se manifestaban con recuencia muchos años después de la enfermedad. Un día me trajo una mujer una botellita con un líquido marrón oscuro de un fuerte olor. Dijo que había oído hablar de mi dolencia y que quería ayudarme. Esas Hierbas Suecas también la habían liberado a ella e una mala enfermedad. Me enseñó también la copia de un manuscrito antiguo en el que se leía en 46 párrafos los males que curaban esas gotas. La mujer dijo también que la receta provenía de las obras póstumas de un famoso médico sueco y según estos escritos todos sus familiares alcanzaron una edad fabulosa. Las Hierbas Suecas curaban, como indicaba el párrafo 43, »tumores pestilenciales y bubones, aunque estuvieran ya metidos en la garganta«. Por el momento puse la botellita en el botiquín. No podía creer de ninguna manera que esas modestas gotas pudieran devolverme la salud, ya que ni siquiera el médico podía ayudarme. Pero pronto cambié de opinión. Un día, estando sentada ante una enorme cesta llena de peras muy maduras que tenía que aprovechar antes de que se estropearan, me sobrevino nuevamente uno de esos ataques tan dolorosos. Como me enteré que esas gotas no sólo se utilizaban en uso interno, sino también en uso externo en forma de compresas, me apliqué sin titubear más un algodón empapado sobre la parte dolorida, lo cubrí con una bolsita de nylon y después de subirme de nuevo el liguero me senté para continuar mi trabajo. Tuve una sensación muy agradable de calor y alivio en todo mi cuerpo y de pronto sentí como si alguien me sacara con un simple ademán, todo el mal de mi cuerpo. Les aseguro que con esa única compresa que llevé todo el día debajo del liguero, se me quitaron todos los trastornos que había sufrido durante los últimos meses. La enfermedad había desaparecido como por encanto, nunca más tuve un ataque.

Nuestro hijo, que tenía entonces 6 años, fue atacado por un perro lobo que le dejó la cara muy maltrecha. Se le quedaron unas cicatrices abultadas de carne viva en la región de la nariz y la boca. En el *antiguo manuscrito pone bajo el número 31 que las Hierbas Suecas eliminan todas las cicatrices, estigmas y cortes aunque sean viejos, si se mojan por lo menos 40 veces con las gotas. Así que untamos las cicatrices de nuestro hijo cada día por la noche antes de acostarse y pronto desaparecieron incluso las que llegaban hasta el interior de la nariz.

Con estas experiencias llegué en 1953 a Grieskirchen. Un día fui a visitar una granja y me encontré a la joven campesina en la cuadra ordeñando las vacas. La mujer, madre de dos hijos, en lugar de saludarme me dijo: »Haz conmigo lo que quieras, estoy rendida, ya no puedo más«. Desde semanas padecía de insoportables dolores de cabeza y como el médico temía que se tratara de un tumor en la cabeza, le ordenaba hacerse una radiografía en Linz. La misma tarde mandé a mi hijo con una botellita de Hierbas Suecas a casa de la enferma, para que con una compresa, por lo menos se le calmaran los dolores durante la noche. Qué grande fué mi sorpresa, cuando a las 7 de la mañana vi al campesino delante de la puerta de mi casa. »¿Qué le has mandado a mi mujer? Después de aplicarle un algodón húmedo, los dolores desaparecieron a los dos minutos. Esta mañana han bajado por la nariz hacia la garganta como dos tapones marrones del espesor de un dedo meñique.« Era una sinusitis que no había sido tratada y que con una sola compresa de Hierbas Suecas se curó. Esta campesina todavía hoy jura por las Hierbas Suecas. Gracias a ellas pudo salvar hace años a su hijita de una grave pulmonía aplicándole unas compresas, por lo cual nunca le faltarán en casa las famosas gotas.

Una mujer padecía desde hacía meses de una dolorosa sinusitis purulenta que le impedía la respiración por la nariz y le causaba dolores de cabeza insoportables. Antibióticos y radioterapias no mejoraron su estado de salud. Por fin se puso, durante las noches, compresas de Hierbas Suecas. La primera noche ya sintió cierto alivio, y después de las tres siguientes noches, las vías respiratorias estaban libres y por la nariz le salieron grandes tapones de pus.

Un día me encontré por casualidad con una mujer que conocía sólo de vista y que después del nacimiento de su sexto hijo parecía ser su propia sombra. Le hablé y me explicó que por el momento no conseguía comer nada. Estaba obligada a que cuidaran de sus hijos. Le aconsejé las Hierbas Suecas. Al cabo de unas tres semanas la volví a encontrar y era otra vez la mujer fresca y sana de antes. Dijo que las gotas habían hecho maravillas, ya podía comer de todo y los niños habían vuelto a casa. »Era como si un bicho grande se hubiera apartado de mi cuerpo«, comentó y contó que su madre que desde hacía mucho tiempo andaba con bastón, tuvo que ingresar en el hospital con un pie muy hinchado. Las  inyecciones que le pusieron no le ayudaron. Así que le mandó a su madre el antiguo manuscrito y le recomendó las Hierbas Suecas, las cuales tuvieron enseguida efecto. El pie ya tenía su forma normal y no necesitaba el bastón.

Un día recibí una carta de Alemania, en la cual una conocida me rogaba que me interesara un poco por su sobrina que estaba de momento sometida a una cura en Gallspach. Cuando la joven vino por primera vez a mi casa me quedé pasmada. La sacaron del coche y ayudándose de un par de muletas, consiguió con dificultad subir hasta el primer piso; a pesar de la ayuda que le prestamos tardó un cuarto de hora en llegar. Las articulaciones de ambos pies las tenía deformadas y los dedos estaban tiesos e incapaces de sostener algo. Andaba arrastrando los pies y empujando el tronco bruscamente hacia delante. Yo estaba a la puerta de mi casa con las manos sobre el corazón .y sin poder decir nada más que: »¿Cómo ha cogido usted, siendo tan joven, esa enfermedad tan mala?« »De la noche a la mañana, después del cuarto parto«, contestó. Así que de pronto y cuando menos se lo esperaba, esta bella y joven mujer se encontraba deformada y sin poder levantarse de la cama. En Alemania la llevaron de un médico a otro y nadie podía ayudarle. Dos veces al año, ya desde hacía cuatro años, venía a Gallspach al doctor Zeileis, quien tuvo que decirle que no podía curarla sino solamente aliviarla. Se me estremecía el corazón al ver cómo intentaba, con sus manos deformadas, llevarse la taza de café a la boca. Le recomendé las Hierbas Suecas que entonces vendían en Alemania bajo el nombre »Crancampo«. Hoy ya venden en muchas farmacias las Hierbas Suecas preparadas según la receta indicada más arriba. Le dije que probara a ver si le ayudaban. Eso fue en febrero de 1964. En septiembre del mismo año recibí una llamada telefónica de la misma mujer desde Gallspach, rogándome que fuera a buscarla a la parada del autobús. Primero me extrañé, pero más tarde, cuando bajó del autobús una joven con una sonrisa en los labios y con un solo bastón en la mano, me quedé con la boca abierta. El agarrotamiento y la deformación de las manos había desaparecido, así como gran parte de las deformaciones de los pies. Únicamente en la pierna izquierda tenía la rodilla y el tobillo hinchados. Cuando nos vimos un año más tarde, el 3 de agosto de 1965, la pierna estaba también curada. Entonces vino por última vez a Gallspach, sin bastón y completamente sana. Cuando nació su cuarto hijo, sus riñones sufrieron tales trastornos que le causaron del día a la mañana aquellas graves deformaciones. Según mis consejos tomó tres veces al día una cucharada sopera de Hierbas Suecas diluídas en un poco de agua tibia; las bebía cada vez a sorbos antes y después de las comidas.

Aunque se trataba de una maceración en aguardiente, los riñones soportaron el tratamiento.

Voy a seguir contándoles mis experiencias con las Hierbas Suecas para demostrarles su ficacia maravillosa. De mi hermana que vive en Alemania supe que una conocida nuestra de Leipzig se encontraba desde hacía 15 años dependiendo de un sillón de ruedas.

Durante los años de la segunda guerra mundial había vivido en Praga y en 1945 fue obligada, como muchos otros alemanes, a vivir en el sótano de su casa. Allí tuvo que quedarse durante muchas semanas sin tener ni siquiera paja para acostarse. Más tarde se fue con su marido a Leipzig, donde pronto se presentaron deformaciones gravísimas de las articulaciones. La consecuencia fue una vida en el sillón de ruedas. Yo sólo me enteré de ese caso, cuando el marido murió repentinamente dejando a su mujer sola, la cual encima de todo, tuvo que dejar su piso y trasladarse a una habitación ya amueblada.

No está permitido mandar desde Austria a la República Democrática Alemana, hierbas medicinales u otros productos que puedan servir de medicamentos. Por eso tuve que ir cada vez — es decir, dos veces por mes — a un pueblo fronterizo bávaro para enviar las Hierbas Suecas a Leipzig. Pronto recibí noticias positivas. La enferma tomaba tres veces al día una cucharada sopera de las gotas diluidas en un poco de agua, a sorbos distribuidos antes y después de las comidas. Poco a poco iban curándose las deformaciones y las articulaciones se volvieron más ágiles. Rezábamos a Dios, ella en Leipzig y yo en Grieskirchen. Después de nueve meses llegó el momento en que la convaleciente, que había estado 15 años paralizada en su silla de ruedas, pudo salir por primera vez de casa. De día en día iba mejorando. Ya podía  limpiar sola las  ventanas de su habitación y ocuparse de sus demás quehaceres. Ya no dependía de la ayuda de personas caritativas. El detalle siguiente demuestra la gran confianza en Dios que tenía a pesar de su grave enfermedad: Un tilo que crecía delante de su ventana era la mayor alegría de su vida durante su larga invalidez. Lo contemplaba cuando brotaba y florecía y cuando más tarde se volvían las hojas amarillas. En invierno observaba a los pajaritos que se posaban en las ramas desnudas y todo eso era una continua fuente de felicidad para ella. Cada día daba gracias al Señor por ese don.

Nosotros solíamos ir a bañarnos al lago de Offen y nos gustaba sentarnos en un tronco de árbol caído que estaba a la orilla. Un día ese tronco anguloso estaba levantado y apoyado contra la valla de la pradera. Al lado mismo deposité mi bolsa de baño. Antes de marcharnos a casa estuve allí inclinada arreglando mis cosas, cuando sentí un dolor como si me partiera un rayo. Ese tronco tan pesado se me había caído encima de la pierna.

Desde la rodilla hacia abajo se puso la pierna morada y salieron dos bultos tan gruesos como el puño. Me llevaron al coche y me subieron a la habitación. Mi marido quería llamar a un médico pero yo rogué que me aplicaran una compresa con Hierbas Suecas. Media hora después ya pude bajar sola al comedor y al día siguiente la pierna estaba lisa como antes. Ya no se veía ninguna señal de las hematomas y los bultos también habían desaparecido.

En ese lago hubo otro incidente. A una niña de cuatro años le picó un avispón en el brazo. Este se hinchó desmesuradamente. Fui enseguida a buscar las Hierbas Suecas y antes que los padres y la niña estuvieran vestidos ya había vuelto yo con las gotas. Yendo a donde estaba el coche ya le puse a la niña el algodón empapado con Hierbas Suecas y durante los tres minutos que tardamos en llegar al coche, la hinchazón desapareció. Ya no hacía falta el médico.

Cogiendo un día frambuesas me picó un insecto venenoso en el pulgar. Durante la noche el dedo se hizo como una morcilla de gordo. En la tienda donde hacía la compra una mujer exclamó: »Usted debe ir rápidamente al hospital; una infección así puede causarle la muerte«. Pero antes de acostarme me cubrí el dedo con un algodón empapado en Hierbas Suecas y al día siguiente el pulgar había recobrado su forma normal.

Una vez tuve muy mala suerte en el lavadero. Era en aquel tiempo en que las máquinas lavadoras lavaban pero todavía no enjuagaban. La ropa, que estaba bastante enredada, se tenía que sacar del agua caliente con ayuda de unas grandes pinzas de madera. Tengo la costumbre de hacerlo todo rápido y con ímpetu. Sucedió que la ropa enjabonada se me escurrió de las pinzas y éstas me dieron con mucha fuerza en el ojo derecho. Aturdida de dolor y medio ciega subí a tiento al primer piso. Apenas hube aplicado el algodón mojado con Hierbas Suecas sobre el ojo, se cortaron los insoportables dolores.

Después de un rato me contemplé ante el espejo y ví que toda la región alrededor del ojo era un moretón. Me puse un algodón humedecido de Hierbas Suecas sobre el ojo, lo cubrí todo con un trocito de plástico y lo sujeté con un pañuelo atado a la cabeza; un cuarto de hora después ya bajé otra vez al lavadero. Seguí el mismo procedimiento durante unas cuantas noches para evitar que se formara algún mal detrás del ojo.

Estando, como todos los años, sometida a una cura de baños de Kneipp en Mühllacken, entró en mi habitación la enfermera superior seguida de una mujer que se retorcía de dolores. Esta padecía de graves cólicos biliares y venía por si podía ayudarle con algún remedio. Los medicamentos no le habían sido eficaces y el médico le aconsejaba que se operara. Le dije que se descubriera el vientre y le apliqué una compresa de Hierbas Suecas en la región del hígado (en esta clase de tratamientos hay que untar antes la piel con manteca de cerdo o pomada de Maravilla, ya que el alcohol podría irritar la piel.

Primero se aplica a la parte dolorida un trozo de algodón empapado y bien escurrido, después un algodón seco y encima un pedazo de plástico para que se mantenga todo caliente. Finalmente se envuelve todo con un trozo de tela y se ata. Al quitar la compresa se empolva la piel para evitar cualquier irritación). En el momento en que iba a colocarse de nuevo la faja, la mujer exclamó: »Ya no tengo dolores« y se incorporó. En unos instantes había desaparecido su mal. Aparte de la aplicación de compresas, empezó a tomar más adelante gotas de Hierbas Suecas por vía oral, a saber, tres veces al día una cucharadita de gotas diluidas en agua o tisana. No volvió a tener más cólicos. Desde hacía años me ocupaba de una anciana que vivía sola. Al principio la comunicación con ella era muy dificil a causa de su sordera. En el antiguo manuscrito se puede leer que las Hierbas Suecas restablecen también el oído perdido. Así que la incité a que se aplicara repetidas veces al día unas gotas de Hierbas Suecas en el conducto auditivo.

Con el dedo índice se introducen las gotas en el oído. No hay que olvidar untarse el oído de vez en cuando con un poco de aceite para evitar picores. La mujer empezó a untarse también las regiones alrededor de la oreja y de los ojos, así como las sienes y la frente.

Pronto volvió a oír y la cara también recobró un aspecto juvenil y fresco. Una vez la misma señora al bajar del autobús fue atropellada por un coche y cayó con tan mala suerte que se dió con la cara en el suelo. También fueron las Hierbas suecas las que restablecieron su cara amoratada. El pasado 1 de febrero esta anciana celebró su  aniversario. Ahora oye muy bien y podemos hablar sin dificultades. Cuántas personas que han oído mis conferencias me comunican que gracias a las Hierbas Suecas han recobrado el oído y pueden prescindir del audífono. Así que las gotas de Hierbas Suecas son un remedio contra la sordera y contra toda clase de dolores, sean internos o externos. Como activan la circulación de la sangre eliminan rápidamente los dolores. Por eso son muy indicadas para los enfermos de epilepsia; se les aplica compresas empapadas en el cogote. La causa de esos ataques pueden datar de sucesos lejanos, por ejemplo, un choque o un golpe en la cabeza en al infancia.

En ocasión de una conferencia en Gallspach hablé con un joven que había sufrido un grave accidente de coche: doble fractura de la base del cráneo. Después de curarse las fracturas, el joven tenía cada día ataques de epilepsia. Le aconsejé, que se aplicara compresas de Hierbas Suecas en la parte posterior de la cabeza y que bebiera cada día cuatro tazas de infusión de Ortiga con dos cucharadas de Hierbas Suecas. En casos graves de epilepsia es muy conveniente apoyar el tratamiento con tisana de Ortiga. Unos meses más tarde el chico vino a verme para decirme que los ataques epilépticos habían cesado. En la meningitis cerebral, las heridas en la cabeza por golpes o caídas, el tartamudeo y los trastornos del lenguaje, las cataplasmas de Hierbas Suecas aplicadas en el cogote dan muy buenos resultados.

De la misma manera se trata la sinusitis. Vuelvo a repetir que en todos estos casos de enfermedades graves es imprescindible consultar primero al médico.

Según las cartas que recibo de pacientes, las compresas de Hierbas Suecas que he recomendado han sido muy eficaces en la curación de desprendimiento de la retina y en la retina porosa. Todas estas personas estaban a punto de perder la vista. Estas compresas se dejan actuar cada día una hora sobre los ojos cerrados. También los ojos sanos, sobre todo los ojos cansados se deben tratar preventivamente con estas compresas; al mismo tiempo se untan, por la mañana y por la noche, los párpados y los ángulos del ojo con Hierbas Suecas. De esta manera uno puede conservarse una buena vista hasta una edad avanzada.

Siendo las Hierbas Suecas un remedio tan excelente para nuestra salud, no deberían faltar en ningún botiquín. No sólo se deben tener siempre a mano en casa, sino también tendrían que acompañar a uno en cada viaje. Sea que la comida fuera de casa no siente bien, y que se necesite un tonificante para el estómago o la bilis, sea que uno se  siente agotado o mareado — en estos casos las Hierbas Suecas son un verdadero elixir. Se bebe un trago diluido en un poco de agua y, en uso externo, se untan las sienes, la frente, los ojos y la zona detrás de las orejas y enseguida se tiene una sensación estimulante en todo el organismo.

Si se coge de improviso un catarro con todos los síntomas concomitantes, como cansancio, abatimiento, pesadez en la frente y en el estómago, no hay más que acercarse un pedazo de algodón, mojado con gotas de Hierbas Suecas, a la nariz y respirar profundamente. Enseguida se siente alivio en la zona de la frente y nariz. Si el costipado ya está más avanzado y ha afectado los bronquios, conviene aspirar las gotas por la boca.

También en este caso se obtendrá una ayuda inmediata. En tiempo de gripe se toma cada día una cucharadita, y si es necesario de vez en cuando una cucharada,  en un  poco de agua tibia; con ello está uno inmunizado contra la influenza. Dondequiera que se presenten dolores, las Hierbas Suecas ayudan siempre, sea en uso interno o externo en forma de fricciones o compresas.

Hace unos años tuve un cólico renal. El médico interrumpió su consulta para venir a mi casa. Mientras tanto me puse un paño con Hierbas Suecas en la zona de los riñones y cuando llegó el médico ya no tenía dolores. Me avergoncé de haberle hecho perder su tiempo precioso. Pero él sólo quiso saber cómo había hecho calmar el cólico. Cuando oyó que la compresa había ayudado, dijo: »Excelente, entonces no hace falta darte una inyección«. El mismo estaba convencido de las virtudes de las Hierbas Suecas. Desde entonces, cada vez que iba a su consulta decía: »A ti no te receto nada, tú ya tienes tus Hierbas Suecas«. El fue también quien me familiarizó con muchas otras plantas medicinales.

Una vez vino a verme una señora mayor, que desde hacía años caminaba con un bastón. La gota y el reumatismo la habían encorvado. No le ayudaba ninguna medicina y la pobre tenía los nervios destrozados. Con tres cucharaditas de Hierbas Suecas, bebidas con infusión de Ortiga y Cola de caballo, se mejoró tan rápidamente que a las tres semanas ya andaba sin bastón.

Como es sabido, por la Candelaria suelen haber el mayor número de funerales. En esa época una cantante de nuestro coro se lastimó patinando. Como éramos pocos en el coro, la echamos mucho de menos. Después de la misa la encontré en la ciudad. Dijo que le era imposible subir la escalera empinada del coro con su rodilla anquilosada. Poco después estuve en su casa con todo lo necesario para hacer una compresa. La mujer, que era la esposa de un médico, observaba mis preparativos con cierto escepticismo. Pero cambió de opinión cuando al poco rato pudo mover la rodilla sin dificultad alguna y al día siguiente ya subió como si nada la escalera del coro. Desgraciadamente faltaba otra cantante que se había torcido el tobillo practicando nuestro »tan sano« deporte invernal.

Sólo sabíamos que se encontraba en el hospital. Entonces la que estaba apenas curada de su rodilla me rogó que también ayudara a la otra mujer. Lo hice de mala gana porque ya la habían tratado en el hospital, pero finalmente pensé que si no se curaba, quién sabe si al día siguiente no tendría que cantar yo sola en el coro.

La enferma estaba ya en casa, tendida en el sofá-cama con el tobillo todo hinchado. En el hospital sólo le habían aconsejado que procurara colocar el pie en alto. Tenía fuertes dolores. La compresa con las Hierbas Suecas la alivió instantáneamente. Al día siguiente vino al coro, aunque las calles estaban cubiertas de hielo. Los dolores y la hinchazón del tobillo habían desaparecido y nuestro réquiem estaba salvado.

Durante una visita en el Mühlviertel, estando sentada en una fonda, me di cuenta de que un señor de la mesa de al lado se retorcía de dolor. Dijo que estos accesos se repetían a menudo y que no le ayudaba ningún medicamento. Saqué mi botellita con las gotas de Hierbas Suecas, puse una cucharada en un vaso con agua tibia y se lo di a beber.
Mientras vaciaba el contenido del vaso ya le volvían los colores de la cara y se quedó sorprendido al ver que los dolores se calmaron tan rápidamente. Medio año más tarde estuve otra vez en aquel lugar. Ya había olvidado aquel suceso, cuando un señor se me acercó dándome entusiastamente las gracias. Estaba visiblemente rejuvenecido. Dijo que había preparado él mismo la maceración de Hierbas Suecas y que las tomaba.  Todas  las molestias que había sufrido-por el páncreas y la gastritis aguda se le habían quitado.

Como las Hierbas Suecas curan las afecciones pancreáticas, se pueden recomendar también a los diabéticos. Los nevus, las verrugas y las manchas, incluso los angiomas y los quistes sebáceos se curan untándolos frecuentemente con Hierbas Suecas; del mismo modo se eliminan los callos y las almorranas. El zumbido y el silbido de oídos se combate introduciendo en los oídos un taponcito de algodón embebido con Hierbas Suecas. Estas fortalecen asimismo la memoria frotándose repetidas veces la nuca con ellas; limpian la sangre y activan su circulación, eliminan cólicos e indigestiones, dolores de cabeza, toda clase de trastornos del estómago y de la bilis, así como afecciones del hígado y de los riñones (aunque el enfermo tenga prohibido el alcohol). En los casos de trombosis y flebitis se pone en la parte enferma una capa de un milímetro de espesor de pomada de maravilla antes de aplicar la compresa de Hierbas Suecas. Después de la curación se hacen pediluvios de Ortiga para fomentar la circulación de la sangre. Las gotas de Hierbas Suecas son un remedio contra el estreñimiento, los mareos, e incluso las parálisis. Son una gran ayuda contra todos los males. Curan incluso enfermedades cancerosas. En los dolores agudos se toma una cucharada de las gotas diluidas en un poco de agua o tisana.

Tomando tres veces al día, por la mañana, al mediodía y por la noche, cada vez una cucharadita de Hierbas Suecas con agua o infusión, se conserva uno sano y fuerte hasta la edad más avanzada. Ya que se emplean sin excepción contra todos los males, se puede considerar como el mejor remedio para recuperar y mantener la salud del hombre.
Despiertan el espíritu y devuelven las fuerzas vitales, que hoy en día nos hacen tanta falta. ¡Conserve mediante este maravilloso elíxir su salud, su capacidad de trabajo y el amor por su familia y el prójimo!

Estando de visita en una casa de campo me enteré de que al hijo del campesino, un niño de doce años, estaban a punto de operarle de un oído. Detrás del tímpano se había formado, como consecuencia de una inflamación, un foco purulento. Yo estaba en contra de la operación, ya que habían habido casos semejantes en que uno había perdido el oído. Empezaron a introducirle al niño en el oído taponcitos de algodón empapados de Hierbas Suecas. Así le iban sacando cada vez una cantidad de pus, y pronto se le calmaron los dolores y pudieron evitar la operación.

En un caso incurable de cáncer del intestino — se trataba de una madre joven de cinco hijos, a la cual el médico le pronosticó sólo unos días de vida — recomendé el siguiente
tratamiento: Compresas de Hierbas Suecas sobre la zona de los intestinos afectados y simultáneamente una maceración de raíces de Cálamo aromático (una cucharadita de raíces se dejan a remojo en una taza de agua fría durante la noche), de la cual se bebe un trago antes y después de cada comida, además una infusión purificante de la sangre hecha con Maravilla, Milenrama y Ortiga, en partes iguales. De esa infusión hay que beber dos litros, distribuidos a sorbos espaciados durante el día. Hoy esa mujer ya se siente tan bien, que se puede contar con una curación completa.

Una mujer de Heilbronn /Alemania escribe: »Mi sobrino de 41 años me escribió hace unos diez meses desde Sacramento /California, diciendo que padecía cada día de graves hemorragias intestinales y que según los médicos se trataba sin duda de un cáncer intestinal. Era necesario abrirle un ano artificial. Le mandé enseguida su folleto ,Salud de la botica del Señor', lo mismo que Hierbas Suecas, raíces de Cálamo aromático y otras hierbas como Maravilla, Milenrama y Ortiga. Mi sobrino siguió los consejos del libro. Al cabo de un año pudo volver a trabajar normalmente. Las hemorragias intestinales tan fuertes que había sufrido se cortaron al cuarto día del tratamiento y poco a poco desapareció el cansancio y se normalizó el peso.»

Un hombre de 52 años llevaba diez años bajo tratamiento médico por asma cardíaco y tomando ocho tabletas diarias; desde hacía años sólo podía dormir sentado y a cada paso que daba levantaba los brazos para poder coger más aire y sólo conseguía respirar penosamente. Como según mi parecer su disnea no provenía del corazón sino del hígado,
le apliqué a la zona del hígado una compresa de Hierbas Suecas y le hice beber por la mañana y por la noche cada vez una taza de infusión de Licopodio con una cucharadita de Hierbas Suecas. Mi sospecha se confirmó a partír de la primera noche. Por fin pudo dormir acostado. Su grave disnea le había impedido salir desde hacía tiempo de su casa Las Hierbas Suecas junto con el Licopodio le ayudaron de tal manera que a partir del tercer día del tratamiento pudo efectuar dos paseítos diarios por su jardín. Ahora se encuentra en vía de curación completa.

Una herida postoperatoria que no conseguía curarse, se cicatrizó en un abrir y cerrar de ojos, después de haber tomado el enfermo un buen trago de Hierbas Suecas. Ese único trago motivó la curación de la herida que había estado abierta desde hacía tres años, a pesar de haber sido tratada varias veces al día.

Otras inflamaciones o supuraciones viejas, causadas a veces por accidentes y que requirieron operaciones o punciones, se curaron, según me han informado, con Hierbas Suecas, en uso externo e interno.

Una criada de Burgenland me contó que su sobrina de 23 años padecía desde su nacimiento de sordera. Durante una consulta en la Clínica Universitaria le explicaron que una operación no daría ningún resultado en su caso. La mujer le recomendó a su sobrina las Hierbas Suecas; dijo que introdujera las gotas en el oído. Todos se quedaron pasmados cuando a los quince días de su tratamiento la sobrina oía normalmente.

He aquí una carta de Graz, en Estiria, que no quiero dejar de presentar a mis estimados lectores: »Por casualidad o quizás por la Divina Providencia, tuve en el autobús una conversación con un anciano de 74 años que me explicó contentísimo cómo las Hierbas Suecas le habían devuelto el oído. En 1944, durante la guerra se quedó sordo a causa de
una grave herida en la cabeza con lesiones cerebrales. Su alegría se explica sabiendo que el hombre recobró el oído sólo por introducirse tres veces un taponcito de algodón
embebido de Hierbas Suecas en los oídos.

Un señor de Baviera Alta escribe: »En un accidente me lastimé el brazo derecho. Las gotas de Hierbas Suecas me calmaron rápidamente los dolores insoportables. Estaba completamente sordo de un oído; dos aplicaciones de gotas de Hierbas Suecas me devolvieron como de milagro el oído: Después de casi diez años de sordera pude oír otra vez el tictac del reloj.« — ¡A cuántos sordomudos se podría ayudar de esa manera! Y aunque fuera sólo a uno, valdría la pena.
Después de una conferencia supe de una oyente que padecía desde hacía dos años de relajación del esfínter. Los médicos declararon el mal por incurable. Hierbas Suecas junto con tintura de Pan y quesillo (véase en »Pan y quesillo« Modos de preparación), así como cuatro tazas de infusión de Pie de león y seis tragos de maceración de Cálamo aromático diarios curaron a la mujer en pocos días.
Desde Viena me llegó una llamada telefónica y una mujer exclamó: »Le doy las gracias por sus Hierbas Suecas«. Contó que siendo una niña de doce años, en una excursión a las montañas, una chica que iba delante de ella, le dió sin querer una patada en la cara con la bota. En los siguientes 40 años padeció continuamente de supuraciones de la mandíbula que motivaron más de 16 operaciones y repetidas punciones. Tuvo que interrumpir los estudios y no pudo ejercer la profesión que deseaba y con constantes dolores en la mandíbula trabajó de criada en una familia. Cuarenta años más tarde, ella ya tenía 52 años, leyó el informe sobre las Hierbas Suecas y se aplicó compresas en la zona de la mandíbula. Hoy ya está liberada de los dolores.


Copia del »ANTIGUO MANUSCRITO«
(Las virtudes curativas dé las Hierbas Suecas)
1. Aspirándolas repetidas veces por la nariz, untando con ellas el cogote y aplicando compresas en la cabeza, calman los dolores y el mareo, fortalecen la memoria y el cerebro.
2. Ayudan contra la vista turbia, quitan la rubicundez y todos los dolores, aunque los ojos estén inflamados y la vista enturbiada y entelada. Combaten las nubes y las cataratas mojando con ellas a tiempo los ángulos de los ojos o aplicando compresas sobre los ojos cerrados.
3. Pústulas y toda clase de erupciones, costras en la nariz o en otras partes del cuerpo, se curan untándolas bien y a menudo con las gotas.
4. Contra el dolor de muelas se disuelve una cucharada de estas gotas en un poco de agua y se deja todo actuar un rato en la boca o se aplica una gasa empapada sobre la muela dolorida. El dolor se calma y la infección se cura.
5. Las ampollas o las otras afecciones de la lengua se curan en poco tiempo untándolas con las gotas.
6. Cuando la garganta esté irritada o llagada de tal manera que casi no se pueda tragar la bebida o la comida, se toman por la mañana, al mediodía y por la noche, unas gotas y se dejan pasar lentamente por la garganta; así se calma la irritación y se cura la garganta.
7. Contra el calambre del estómago se toma una cucharada.
8. En casos de cólicos se toman lentamente tres cucharadas, una después de otra y pronto se calmarán los dolores.
9. Disuelven las flatulencias y refrescan el hígado; quitan las dolencias del estómago y del vientre y ayudan contra el estreñimiento.
10. Son un remedio excelente para el estómago, cuando digiere mal y rehusa los alimentos.
11. Asimismo calman los dolores biliares. Tomando cada día una cucharada por la mañana y otra por la noche y aplicando durante la noche compresas empapadas con las gotas, desaparecen en poco tiempo todos los dolores.
12. Contra la hidropesía se toma durante seis semanas, cada día, por la mañana y por la noche una cucharada de las gotas con vino blanco.
13. Los dolores y el zumbido de oídos se combaten metiendo en los oídos un taponcito de algodón mojado con las gotas. Esto es muy eficaz y hace recobrar el oído.
14. Si una mujer tiene dolores de matriz se le da durante tres días cada mañana en ayunas, una cucharada de las gotas con vino tinto. Media hora después de haberlas tomado debe dar un paseo y después puede desayunar, pero sin tomar leche. (Las Hierbas Suecas jamás deben tomarse después de la leche)
15. Tomando en los últimos 15 días de la gravidez una cucharada de Hierbas Suecas por la mañana y otra por la noche, se facilita el parto. Para librarse sin dificultades de las
secundinas, se le da a la parturienta cada dos horas una cucharadita de las gotas.
16. Si después del parto, a la subida de la leche, se presentan inflamaciones en el pecho, se aplican compresas empapadas.
17. Sanan las viruelas en los niños, dándoles según la edad, más o menos cantidad de las gotas diluidas en un poco de agua. Cuando las viruelas empiecen a secarse, se mojan repetidas veces con las gotas para que no queden hoyos.
18. Eliminan en los niños y adultos los gusanos, incluso la solitaria, pero hay que adaptar la dosis a la edad de los niños. Además se aplica un paño empapado con las gotas sobre el ombligo, procurando que se mantenga siempre húmedo.
19. La ictericia se cura tomando tres veces al día una cucharada de estas gotas y aplicando compresas empapadas sobre el hígado inflamado.
20. Curan las almorranas y sanan los riñones, expulsan del organismo los humores hipocóndricos, sin necesidad de otra cura, quitan la melancolía y las depresiones, abren el apetito y estimulan la digestión.
21. Curan también las almorranas internas, mojándolas desde el principio repetidas veces con las gotas y tomando éstas antes de dormir por vía interna para ablandarlas. Se deja actuar un algodón empapado para fomentar la circulación de la sangre y quitar el escozor.
22. Cuando alguien se desmaye se le abre la boca y se le da a beber una cucharada; el enfermo volverá pronto en sí.
23. Los dolores de los calambres se calman con el tiempo, tomando estas gotas por vía interna.
24. Los enfermos de tisis pulmonar deben tomarlas cada día en ayunas y continuar la cura durante seis semanas.
25. Si en una mujer no se presentan las reglas o las tiene demasiado abundantes debe tomar las gotas durante tres días seguidos y repetir este tratamiento veinte veces. Así
equilibrará su menstruación.
26. Este remedio también ayuda contra el flujo blanco.
27. Quien tenga epilepsia tiene que tomarlas al instante y debe seguir el tratamiento exclusivamente con estas gotas ya que restablecen los nervios y todo el organismo y curan todos los males.
28. Curan las parálisis, los vértigos y los mareos.
29. Curan asimismo la varicela y la erisipela.
30. Quien tenga mucha calentura o escalofríos y esté debilitado, que tome una cucharada.
El enfermo, siempre que no haya cargado su cuerpo con otros medicamentos, se recuperará y el pulso se normalizará aunque la fiebre haya sido muy alta.
31. Las gotas curan también el cáncer, las viruelas antiguas, las verrugas y las manos agrietadas. Las úlceras antiguas y purulentas con excrecencias carnosas se lavan bien con vino blanco y se cubren con un paño empapado en Hierbas Suecas. Estas quitan las hinchazones y los dolores así como las excrecencias carnosas y la herida empieza a cicatrizarse.
32. Curan sin riesgo alguno toda clase de heridas, ya sean cerradas o abiertas, mojándolas repetidas veces con las gotas. Se toma un lienzo, se empapa de gotas y se cubre con él las heridas. Los dolores se calman pronto y no pueden producirse ni infecciones ni gangrena. Curan también heridas antiguas causadas por arma de fuego.
Las heridas profundas se riegan, sin necesidad de lavarlas antes, con las gotas de Hierbas Suecas. Después se continúa tratándolas con compresas empapadas y pronto se
verá el buen efecto curativo de las gotas.
33. Hacen desaparecer toda clase de cicatrices, estigmas y cortes aunque sean muy antiguos, mojándolos por lo menos 40 veces con ellas. Todas las heridas que se curan con las Hierbas Suecas no dejan cicatrices.
34. Curan radicalmente las fístulas, aunque se tengan por incurables; no importa si son antiguas o no.
35. Curan todas las quemaduras y escaldaduras mojándolas continuamente con ellas. No se producirán ampollas y se calmará el dolor. Curan ampollas purulentas.
36. Ayudan a curar moretones y chichones causados por golpes y caídas.
37. A los que comen con desgana, les devuelve el apetito.
38. Devuelven los colores de cara a los anémicos si cada mañana toman las gotas durante un período prolongado. Limpian la sangre, fomentan su producción y su circulación.
39. Calman los dolores reumáticos en los miembros, tomándolas por la mañana y por la noche y aplicando paños empapados en las partes doloridas.
40. Curan los sabañones en las manos y los pies, aunque se hayan reventado. Hay que aplicar continuamente compresas empapadas, sobre todo durante la noche.
41. Los callos (ojos de pollo) se cubren con un taponcito empapado procurando que se mantenga siempre húmedo. A los tres días se sueltan solos o se quitan fácilmente sin ningún dolor.
42. Curan asimismo mordeduras de perros u otros animales rabiosos, bebiendo las gotas, ya que destruyen todos los venenos.
43. En casos de peste u otras enfermedades contagiosas conviene tomarlas varias veces el día, ya que curan tumores pestilenciales y bubones, aunque estén ya metidos en la garganta.
44. Quien no pueda dormir por la noche, que las tome antes de acostarse. Contra el desvelo nervioso se aplica una compresa empapada sobre el corazón.
45. Con dos cucharadas de Hierbas Suecas se le quita la borrachera al borracho.
46. Quien tome cada día por la mañana y por la noche Hierbas Suecas no necesita otra medicina ya que éstas fortalecen todo el organismo, refrescan los nervios y la sangre, quitan el temblor de las manos y los pies, es decir que eliminan todas las enfermedades.
El cuerpo se conserva elástico y la cara juvenil y bella.
Advertencia: Las Hierbas Suecas siempre se deben tomar diluidas en tisana o agua.
Los cuarenta y seis artículos del »Antiguo Manuscrito« demuestran claramente las maravillosas virtudes curativas de esta mezcla de hierbas medicinales. Se puede decir con razón que no existe una enfermedad que las Hierbas Suecas no puedan curar; en todo caso siempre nos servirán de tratamiento básico.

MODO DE EMPLEO
Uso interno: Según las indicaciones en el »Antiguo Manuscrito« se toman como profiláctico mi cucharadita por la mañana y una por la noche, siempre disuelta en agua o tisana En los casos de enfermedades malignas se toman de 2 a 3 cucharadas diarias, de la siguiente manera: Una cucharada se disuelve en 1/8 de litro  de  tisana o infusión y o bebe la mitad antes y la otra mitad después de cada comida.

Compresas: Se toma un pedazo de algodón o de tela más o menos grande, se empapa con be gotas de Hierbas Suecas y se aplica a la parte enferma del cuerpo, previamente untada con manteca de cerdo o pomada de Maravilla. Encima se pone un plástico para que no se manche la ropa y después se cubre todo con un paño o se venda!» compresa se deja actuar, según la enfermedad, de dos a cuatro horas. Si el enfango lo soporta, se puede dejar toda la noche. Después de quitar la compresa se empalma la piel. Si en las personas delicadas se presentan irritaciones de la piel, se acodad tiempo de la aplicación o se interrumpe el tratamiento. Las personas alérgicas no deben utilizar el plástico; que se pongan sólo un paño. De ninguna manera hay que olvidar de untar la piel. Si se presentan picores y erupciones se tratan con pomada de Maravilla. (Calendula officinalis).


Este elixir amargo se toma con  un vaso  de agua antes y después de las comidas. 

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar